“Pistachos con mucha historia”

Hoy en día, los Pistachos son frutos secos comunes en nuestras reuniones familiares, como ingrediente para recetas…Pero en la antigüedad, no era un fruto tan común…Los pistachos ya eran conocidos hace miles de años. Existen numerosas leyendas, cuentos, anécdotas en los que se nombra a los pistachos, como un producto exclusivo y con un consumo reservado a la realeza.

Reina de Saba

“Cuenta la leyenda que la reina de Saba, dispuso, según decreto, el consumo de los pistachos como comida exclusiva de la realeza.
Dicho decreto lo llevó tan lejos como para prohibir a los plebeyos su cultivo para consumo personal”

 

El árbol del pistacho, tiene su origen en Asia Occidental y Asia Menor. Su cultivo ya era conocido por los egipcios, griegos y romanos; se introdujo en Italia desde Siria en el siglo I y posteriormente su cultivo se extendió al resto de los países de la cuenca mediterránea.

El nombre del pistacho proviene de Pisteh, su nombre en Persa. En Persia, el comercio y la propiedad de pistacho significaban riqueza y alto estatus. La selección inicial y su progreso, se emprendió en la era del Imperio Persa, que se extendió desde el Mediterráneo oriental a Asia Central.

Jardines colgantes de Babilonia

Los Árboles de los Pistachos, formaban parte también de los Jardines Colgantes de Babilonia, una de las Siete Maravillas del Mundo. Este paisaje se atribuye a Nabucodonosor II, rey de Babilonia. Nabucodonosor, hizo plantar pistachos en sus jardines para calmar las críticas de su mujer, que encontraba monótono el paisaje de Babilonia.

 

Otros relatos cuentan, que en Oriente Medio, en las noches iluminadas por la luna, los amantes se refugiaban bajo los árboles del pistacho para escuchar el sonido que produce el fruto maduro al abrirse ya que representaba buena fortuna.

pistachos

 

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

 

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?