Almendras


Nombre científico

Prunus amygdalus L. con dos variantes (prunus amygdalus L. var. dulcis y prunus amygdalus var. amara).

Descripción

El almendro es un árbol perenne de la familia de las rosáceas de hasta 10 metros de altura. Tallos erectos de corteza oscura y agrietada. Hojas puntiagudas, óvalo lanceoladas, de contorno dentado. Flores agrupadas normalmente en parejas, de color blanco rosadas, rosado, o más raramente blanco. Frutos en drupa con el mesocarpo inicialmente blando pero que se va endureciendo a medida que madura. Semilla comestible.

Lugares de origen

El origen del cultivo de la almendra se localiza en Asia, en una zona bastante amplia de Oriente Próximo, desde el mar Egeo hasta la meseta de Pamir, comprendiendo Mesopotamia, Irán, Tukestán y Kurdistán. De la zona del actual Cercano Oriente, en la que se inició su cultivo, siguió el mismo camino que otros muchos alimentos; llegó a Grecia y a Roma, y los romanos las difundieron ampliamente por el resto de Europa, desde donde llegaron hasta América. Actualmente los principales productores de almendras son Estados Unidos y España, seguidos de Portugal e Italia.

Principales variedades y calibres

En España se cultivan en la actualidad más de cien variedades, pero existen cinco tipos comerciales definidos y seleccionados entre las variedades de mayor calidad que son Marcona, Largueta, Planeta, Valencia o Comuna y Mallorca. Aunque prácticamente el 100% de la almendra española se comercializa en grano, también se exporta la almendra en cáscara, duras, mollares y fitas. En grano se presenta de diversas formas, con piel o repelada, cruda o tostada y en elaboraciones especiales (bastones, granillo, harina, y filetes).

Historia

La almendra tiene su origen en las zonas templadas y desérticas del oeste de Asia, desde donde fue extendiéndose gradualmente hacia las regiones cálidas y secas de la cuenca mediterránea. Es conocida como la reina de las rosas, en la Edad Media los sirvientes la incluían en los banquetes de los reyes para favorecer su digestión y, así, su indulgencia.

Siembra, Flor, Recogida o Cosecha (Fases de Cultivo)

El almendro es una especie frutal típicamente mediterránea. Se clasifica botánicamente dentro de la familia de las rosáceas, género Prunus y subgénero Amygdalus. El almendro es un árbol muy robusto y de larga vida, que en la cuenca mediterránea puede vivir entre 60 y 80 años, incluso hasta un siglo. Es, junto al olivo, uno de los principales árboles cultivados con fin industrial en el litoral mediterráneo. Ambos presentan análogas exigencias climáticas, temperaturas medias entre 15 y 18ºC, inviernos suaves y veranos calurosos y unas lluvias que no suelen superar los 600 mm. Es una especie relativamente poco exigente respecto a la calidad de los terrenos en que se asienta. La época más indicada para la plantación del almendro es la de reposo o vegetación, que tiene lugar entre los meses de octubre y enero, siendo el mes de noviembre el más apropiado.

Época de floración

El almendro es uno de los primeros árboles en florecer. Su floración, que constituye todo un espectáculo anuncia normalmente el final del invierno y el comienzo de la primavera. En las zonas templadas de España la floración tiene lugar desde diciembre hasta el mes de febrero, algunas variedades en marzo. La duración de las flores suele ser de quince días. El peor enemigo del almendro y de sus flores son las heladas tardías, que se producen desde finales de enero.

Polinización

Tiene lugar desde finales del invierno hasta comienzos de la primavera. El período mas adecuado para que la flor sea convenientemente polinizada es el de los tres días siguientes a su apertura. La mayoría de las variedades de los almendros son autoestériles, es decir, el ovario no puede ser fecundado por el polen de la misma flor. Una buena variedad polinizadora es la Marcona. El polen es transportado de flor en flor por las abejas, que se convierten en agentes polinizadores.

Época de maduración

El crecimiento del fruto es rápido. La almendra alcanza su tamaño definitivo diez semanas después de la fecundación y suele ser de agosto a septiembre.

Recolección

La cáscara que forma la envoltura exterior de la almendra es verdosa, más o menos aterciopelada y al llegar la época de la madurez adquiere un color rosáceo, se abre, se deseca y se cae. En España esto sucede entre los meses de agosto y septiembre, cuando tiene lugar la recolección. La humedad y la lluvia dan a la corteza un color grisáceo, por lo que es conveniente cosecharlos pronto para conservar el color amarillo dorado de su corteza. Requiere que las lluvias de verano previas a la cosecha, no sean frecuentes puesto que dificultan la recolección y secado de los frutos. Estas lluvias favorecen además el ataque de hongos y bacterias, que afecta considerablemente a la calidad del fruto. Lo conveniente es recolectar el fruto antes de que comiencen las lluvias de otoño.

Descortezado

Proceso por el que se desprende la cáscara verde exterior que aún llevan adheridas algunas almendras que no la han perdido al caer del árbol. Después del descortezado las almendras se suelen exponer al sol durante dos o tres días con el objeto de que terminen de secarse y adquiera la cáscara el típico color amarillo dorado.

Campaña comercial

La campaña comercial de la almendra va desde el 1 de septiembre al 31 de agosto del año siguiente.

Ciclo de desarrollo de la almendra

Las almendras son el fruto del árbol del almendro que florece de mediados de febrero a marzo. Dado que los árboles no se autopolinizan, es necesario llevar abejas al huerto para polinizar los capullos. Deben plantarse como mínimo dos variedades de almendra en filas alternativas para que los almendros produzcan. Las almendras crecen dentro de una cáscara rodeada por una vaina. Cuando los frutos maduran durante el verano, la vaina se seca y se parte dejando ver la cáscara de la almendra que encierra al fruto. Luego, el fruto que se encuentra dentro de la cáscara se seca hasta su cosecha. Entre mediados de agosto y octubre las almendras se cosechan mediante un sacudidor mecánico de árboles que hace que las almendras, todavía en su vaina, caigan al suelo. Luego se recogen los frutos para su procesamiento, seguido por las etapas de limpieza, clasificación y posterior venta al cliente.

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL DE LA ALMENDRA

Las almendras tienen altos niveles de ácidos grasos insaturados, que suponen un 93% del total de grasas. El más importante es el ácido oleico. Su consumo frecuente ayuda a disminuir los niveles de colesterol total y colesterol "malo" o LDL mientras que aumentan el colesterol "bueno" o HDL. Al ser un alimento de origen vegetal la almendra no contiene colesterol. Por su alto contenido en vitamina E, la almendra proporciona una dosis extra de antioxidantes jugando un papel importante en la prevención de enfermedades coronarias y cáncer. Una ración de almendras de 30g aporta el 50% de la cantidad diaria recomendada de Vitamina E. También contiene vitamina B6, en menor cantidad. La almendra es el fruto seco con mayor contenido en fibra, importante para facilitar y regular el tránsito intestinal, evitando así el estreñimiento y la prevención de enfermedades cardiovasculares. Las almendras son una fuente importante de minerales como el calcio, necesario para formación y mantenimiento de huesos y dientes, el magnesio, el potasio, el cobre, el fósforo y el zinc.